castor

El río de los castores, resumen del argumento

Libro de Fernando Martínez Gil

El río que sostenía la vida de un verde bosque empezó a enfermarse y las condiciones de vida de todos los seres de aquel bosque empeoraron. Moi, el castor, decidió embarcarse en un largo viaje para averiguar para salvar al su preciado río. Moi pasó por todas las regiones del bosque. La región de las plantas carnívoras, donde casi fue devorado por una, pero por fortuna, unas ardillas acudieron a su rescate y Moi se quedó con ellas un par de días.

Luego pasó a la región de los osos y Moi les culpó de pudrir el agua del río con su sucio estilo de vida, pero eso era falso porque el agua estaba sucia desde más arriba. Un osos se acercó a Moi y le advirtió de que no continuará más su viaje porque se encontraría con Ma, dios del trueno, del rayo y destructor de todo lo que toca.

el rio de los castores portadaMoi hizo oídos sordos y continuó caminando. En cosa de dos horas se encontró con Ma, no se lo creía, siempre pensó que era una legenda. Durante su asombro, Ma hizo uso de su poder y un trueno seguido de un rayo rozaron el hombro de Moi. Moi huyó del lugar tan rápido como sus piernas le permitían y pasó la noche escondido en un arbusto entre horrible dolor.
Al despertarse se encontraba mejor y camino hasta la madriguera de Ma. Allí, una planta muy sabia le dijo el lugar desde  contaminaban el río y sin pensarlo dos veces Moi fue corriendo.

En su travesía hizo un amigo, Ras el gato, que se conocía cada metro cuadrado del lugar. Los dos llegaron a su destina y Moi cayó rendido al contemplar la grandiosa estructura que construyo Ma, parece ser que solo para contaminar el río.
En ese momento Moi quiso volver donde comenzó y avisar a todos para arreglarlo juntos, pero era muy tarde y cuando Moi se tomo un pequeño descanso para mirar el río, el agua estaba muchísimos más negra de lo que recordaba.

Se puso a llorar y mientas que dejaba de sentir su cuerpo, sus lágrimas purificaban el agua y al cabo de unos minutos Moi cayo muerto en el agua limpia. Haciéndole compañía a los peces, Moi se undia en el río salvado gracias a su esfuerzo y dedicación.

 

Lo más buscado hoy:

  • ejemplos de textos instructivos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *