Ejemplos de hipérbaton y definición del concepto

El hipérbaton es una figura retórica o recurso literario que se define porque se produce cuando se trastoca el orden sintáctico normal. Por ejemplo, esto puede ocurrir  si se coloca el suero al final de la frase, si  un complemento circunstancial se antepone al verbo del cual depende y casos similares.
En general puede decirse que en español se puede dar hipérbaton cuando un complemento (de nombre, de verbo…) aparece delante de su núcleo.

hipérbatonPero hay que tener en cuenta que, a diferencia del latín o del griego, el castellano es una lengua muy flexible, por lo que no siempre una alteración del orden de la frase «suena como rara» y, por tanto, no siempre se considerará hipérbaton cuando algún elemento secundario aparezca delante del elemento principal del que dependa o al que complemente.

En realidad,  en nuestra lengua, la pauta más segura es oír la frase: cuando nuestro oído percibe desorden, entonces estaremos realmente ante un caso de hipérbaton

Como curiosidad útil debemos añadir que el plural correcto de esta palabra es hipérbatos, por extraño que pueda parecer.

Ejemplos de hipérbaton en oraciones

  • De tu prima la envidiosa no me hables.
  • Que no ibas a acabar a tiempo ya lo sabía yo.
  • Con mi ayuda te has salvado, que si no tú solita no hubieras sido capaz.
  • Sin respiración me quedo con lo que me estás diciendo.
  • El dependiente tranquilamente rechazó tu tarjeta

Ejemplos de hipérbatos en poemas

Ignacio Manuel Altamirano

Del mundo en la borrasca tenebrosa
Tu sublime mirada esplendorosa
Será la estrella que me guíe, mi luz.

Manuel María Flores

¡Júntese con la tuya! Ya no puedo
lejos tenerla de tus labios rojos..

Manuel María Flores

alma de mi alma enamorada, ¡ven!
ven a mi pecho, si en el tuyo, viva
ardiendo está de la pasión la hoguera…

Manuel Acuña

Si supieras que del alma
con tu desdén ha volado
fugaz y triste la calma,

Manuel Acuña

tener su boca a nuestra boca unida
y su cuello en el nuestro reclinado,

Manuel Acuña

Del libro de la vida
la que escribimos hoy es la última hoja…

Fray Luis de León

a la entrada me hallé de un verde prado,
de flores mil sembrado,

Fernando de Herrera

Soneto CLXV

Ardió en las llamas de Eta Alcides fiero,
que desdeñó el valor nunca vencido
de su inmortal espíritu encendido,
quedar mortal, sujeto al común fuero;

tal yo, que en la serena lumbre muero
de mi Estrella inflamado, aunque el perdido
dolor me trae mísero, rendido,
eterno en su rigor vivir espero;

mas ¡cuánto desigual es nuestra suerte!
que el veneno acabó su fuerte pecho,
y del error nació su grande gloria;

pero mi luz no se preció en mi muerte,
y yo en sus rayos vivo, incendio hecho;
perpetua ofrezco al tiempo esta memoria.